CAR cerró 31 curtiembres en Villapinzón y Chocontá por contaminar al río Bogotá

WhatsApp Image 2017-07-13 at 11.01.14 AM
Imposición de cierre en una de las curtiembres

Villapinzón y Chocontá, jueves 13 de julio de 2017.

 

Vencido el plazo para que las empresas curtidoras de cuero de Villapinzón y Chocontá cumplieran la normatividad ambiental y después de realizar la planeación respectiva, acompañada del análisis de campo y de los concernientes expedientes, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) realizó un operativo que contó con el acompañamiento de la Policía Nacional, el Ejército Nacional, el Cuerpo Técnico de Investigación (C.T.I.) de la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo; para evitar que estas industrias siguieran contaminando a través de vertimientos la cuenca alta del río Bogotá.

 

De las 33 curtiembres objeto del operativo, la CAR procedió al cierre de 31 de ellas, luego de efectuada la toma de muestras y análisis respectivo de las mismas a cargo el Centro de Investigación Ambiental (CIA) de la Corporación.

 

Es importante resaltar que este operativo se realizó después del cumplimiento a una orden judicial del Tribunal Administrativo de Cundinamarca (auto del 27 de marzo; incidente 22) que ordenó a la CAR proceder con el cierre de las empresas de curtido de pieles de los municipios de Villapinzón y Chocontá que no contaren con los permisos de vertimientos por parte de la autoridad ambiental.

 

Asimismo, el Tribunal ordenó realizar el decomiso de insumos, materias primas y las pertenecientes maquinarias que fueran utilizadas en estas industrias ilegales; en tal sentido, se decomisó de manera definitiva 40 bultos de ácido sulfúrico, 15 motores eléctricos, 12 cuñetes de ácido fórmico, 2 motobombas y 6 canecas de polizing.

 

El problema principal radica en la generación de contaminación difusa, originada por los vertimientos residuales producidos a partir del proceso de curtido de cueros; una de las causas de afectación a la calidad de las aguas del río Bogotá, de los humedales y demás cuerpos hídricos que se pretenden descontaminar con las obras de tratamiento en atención a la sentencia 479 de 2014.

 

Este tipo de operativos y todos los seguimientos que realiza la CAR, procuran que toda la inversión que ha hecho la autoridad ambiental en Cundinamarca, frente a la recuperación del río, no quede en vano y que se pueda seguir cumpliendo con el saneamiento de este importante afluente”, indicó Clara Patricia Álvarez Medina, líder jurídica de la Unidad Integrada de Gobernabilidad Ambiental (UIGA) de la CAR.

 

Por otro lado, “se evidenció que a pesar de los seguimientos realizados por la CAR en el territorio, algunos de los curtidores de cueros insisten en continuar con la generación de vertimientos al río, por lo cual la Corporación seguirá realizando el control respectivo las veces que sea necesario, teniendo en cuenta que el desarrollo de esta actividad sin los permisos correspondientes otorgados por la autoridad ambiental, se constituye como un delito penal ante la ley vigente en el país”, afirmó Néstor Guillermo Franco González, director general de la CAR.

Por esta razón, la entidad ha dispuesto a la UIGA, encargada de realizar seguimiento y control de estas industrias.

 

Es importante recordar que para tramitar el permiso de vertimientos, las personas interesadas se deben acercar a cualquiera de las 14 direcciones regionales de la CAR o por medio del sitio web de la Corporación (www.car.gov.co), donde se podrá descargar y diligenciar el formulario único nacional de solicitud de permiso de vertimientos, adjuntando los documentos solicitados en el mismo. Además, la Corporación tiene disponibles programas de Producción Más Limpia, orientados al manejo responsable de industrias como la de las curtiembres.

Anuncios